Réquiem por Benidorm

Todo es susceptible de empeorar. Después de prohibirnos pisar los bares, ahora nos impiden ir a nuestro Benidorm. Una afrenta más de estos políticos desalmados e inútiles. Sin turistas, con la hostelería y la mayoría de los hoteles cerrados, la ciudad se desangra ante la desesperación de sus vecinos.  

Deja una respuesta