LA NUEVA SITUACIÓN DEL PAÍS

La declaración del estado de alarma ha cambiado nuestras vidas de golpe, manteniendo un cierto equilibrio entre los derechos individuales y la salud. Priorizar la salud es algo, no solo indiscutible, sino también necesario para la economía, la superación de la crisis sanitaria es condición necesaria para la recuperación económica.

La rápida propagación del coronavirus ha venido a convertirse en pandemia y el Gobierno ha declarado el país en estado de alarma. Se limita la movilidad de los ciudadanos, cierran los espacios de ocio y cultura, comercio y restauración. Se posponen o cancelan los principales eventos y conferencias y las empresas tratan de que los empleados trabajen desde sus casas. Debemos mantener la distancia social y recluirnos en casa.

La declaración del estado de alarma ha cambiado nuestras vidas de golpe, manteniendo un cierto equilibrio entre los derechos individuales y la salud. Priorizar la salud es algo, no solo indiscutible, sino también necesario para la economía, la superación de la crisis sanitaria es condición necesaria para la recuperación económica.

Puede resultar tentador comparar el episodio económico de hoy con las situaciones más traumáticas del ayer, pero aparte de la coincidencia del desplome de las bolsas, nos encontramos ante un fenómeno distinto. Lo que empezó en China impactando en la oferta, sobre la cadena de suministro, una vez llegado a Europa lo está haciendo sobre la demanda.  Sin embargo, el riesgo de contagio al sistema financiero parece atenuado, puesto que los bancos están más regulados y capitalizados, con la salvedad de que alguno de ellos pueda deparar alguna sorpresa.

La proximidad de la crisis pasada y sus devastadores efectos, han contribuido a que tanto desde el Gobierno y la Comisión Europea, como desde el BCE, se hayan apresurado a tomar medidas para tratar de contrarrestar los efectos de esta situación sobre familias y empresas.

El inmobiliario residencial no va  a salir inmune de la situación que atravesamos, disminuirán sensiblemente temporalmente las ventas a los oriundos y bajarán drásticamente las compras por parte de extranjeros. Las promotoras residenciales es probable que aumenten los retrasos que ya padecen, por la falta de algunos suministros dedicados a la actividad. La economía camina sin puntos de referencia. A día de hoy, no se puede predecir si la superación de la situación será en forma de V o de U, pero sea cual fuere se logrará superar el valle.

Deja una respuesta