La cuarta ola silenciosa se cobra ya 5.000 muertos: «Si no mejoramos, los turistas irán a otros países»

Como el proverbial árbol que cae en lo profundo del bosque aunque nadie pueda verlo, la epidemia sigue su curso en una España absorta en la cizaña y el ruido.

Deja una respuesta